viernes, 30 de diciembre de 2011

Un hospital certifica la muerte de un paciente vivo.

El departamento de Salud de la Generalitat ha abierto un expediente informativo en el hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí (Barcelona) para aclarar las causas por las que se emitió un certificado de defunción de una persona que no ha fallecido. Fuentes de Salud han informado hoy de que el expediente se abrió ayer para aclarar la supuesta muerte de un paciente de 89 años hospitalizado en ese centro y con una enfermedad en fase terminal, sobre el que se emitió un certificado de defunción al presentar todos los signos externos de muerte.
El paciente, añaden las mismas fuentes, presentaba todos los signos externos de muerte como ausencia de movimientos respiratorios, de latidos cardíacos en la oscultación y de polos periférico y central, piel fría y de color violáceo, pero pese a todo, el diagnóstico fue erróneo.
Desde Salud, cuyo portavoz ha declarado que por el momento no se dará más información del caso, se ha remarcado que actualmente el enfermo continúa ingresado en el mismo centro hospitalario y que su situación es la misma que antes de emitirse su certificado de muerte. El Hospital Moisès Broggi, que gestiona el Consorcio Sanitario Integral, también ha abierto un expediente informativo interno para aclarar las circunstancia en las que se ha producido este error en el diagnóstico. (FUENTE: EFE).

jueves, 29 de diciembre de 2011

SOS Racismo reclama un fiscal vasco contra la xenofobia.

SOS Racismo reclamó ayer que se habilite en el País Vasco «un fiscal especializado en delitos de discriminación y odio, como ocurre en Cataluña». La propuesta fue realizada a raíz de la agresión sufrida el pasado 25 de diciembre en un bar de Bilbao por dos marroquíes, uno de los cuales, Abdellah El Mekaoui, había sido homenajeado en noviembre por haber devuelto 400 décimos de lotería extraviados. La ONG expresó su solidaridad con los dos inmigrantes, que fueron vetados en el establecimiento «por su aspecto» y recibieron golpes y puñetazos cuando pidieron el libro de reclamaciones. Desde su punto de vista, la Ertzaintza y las Policías locales deberían tener protocolos para actuar ante los casos de xenofobia y discriminación, que son «bastante habituales».
SOS Racismo aseguró que las víctimas extranjeras que se ven envueltas en ese tipo de situaciones «suelen sentirse muchas veces poco atendidas o tratadas con sospecha» por los agentes de la autoridad. Y si presentan una denuncia, como fue el caso de El Mekaoui, no saben lo que ocurre con ella. «Es habitual que se dé por buena la versión del denunciado, y el denunciante no recibe apoyo de la Fiscalía», se quejó SOS Racismo.
La agresión sufrida por los marroquíes movilizó ayer al Gobierno vasco, que se interesó por su situación. Lo hizo a través de Biltzen, cuyos responsables ofrecieron a los inmigrantes «todo el apoyo y asesoramiento que necesiten», según explicó el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales. No obstante, SOS Racismo recordó que, ante episodios como el de Bilbao, la mediación es insuficiente. «Lo que hace falta es tomar medidas legales», explicó, «que eviten la discriminación».
El portavoz del PSE-EE en el Ayuntamiento de Bilbao, Alfonso Gil, calificó de «terrible» lo ocurrido en el bar de la capital vizcaína, y alertó a los partidos contra «ciertos discursos que ensalzan ese tipo de comportamientos». Gil lamentó que «algunos enarbolen ciertas banderas» y les reclamó «prudencia». A su modo de ver, los dirigentes políticos «tenemos que ser responsables con lo que decimos y, a veces con lo que hacemos».

lunes, 26 de diciembre de 2011

Piden 7 años de cárcel para un pianista por molestar a sus vecinos.

La música amansa a las fieras y calma los ánimos. Existen estudios que así lo certifican. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Derby (Inglaterra) concluyeron que hacer escuchar a Mozart a alumnos de entre 3 y 7 años consigue este efecto y, además, mejora su rendimiento escolar. Si en lugar del compositor austriaco se opta por el ruso Tchaikovsky, los críos se animan. Claro que si la dosis musical es excesiva puede llegar a desquiciar.
Esto es lo que les ocurrió a unos vecinos de Puigcerdá (Girona) que compartían bloque de pisos con una joven intérprete. Durante cuatro años consecutivos -de 2003 a 2007-, Laia Martín tocaba el piano cinco días a la semana a razón de ocho horas diarias. Esta dedicación le ha permitido, a sus 26 años, continuar su formación como concertista en el Conservatorio del Liceu y ofrecer giras y recitales. Tanto tesón le ha granjeado también una petición de cárcel de siete años y medio, además de una multa de 360 euros y de 21.900 euros de indemnización a una vecina. Esta es la solicitud que ha presentado el fiscal de Olot contra la joven promesa del piano y sus padres por molestar a los vecinos y por desoír los sucesivos requerimientos del Ayuntamiento de la localidad para que insonorizaran la habitación. En su escrito de calificación, el Ministerio Público acusa a la familia de un delito contra el medio ambiente y otro de lesiones por daños psicológicos que los «ruidos» del piano ocasionaron a una residente del edificio, que ha llevado el tema a los tribunales.
Laia empezó a estudiar música en Manresa. Según el escrito de acusación, en octubre de 2003 sus padres le compraron un piano. En marzo de 2006, la vecina presentó una denuncia ante el Ayuntamiento de Puigcerdà, que en cuatro ocasiones, hasta febrero de 2007, requirió a la familia que cesara en la emisión de ruidos y aislara el cuarto donde se encontraba el piano, pero los acusados hicieron caso omiso, asegura el fiscal. Es más, durante los siete meses siguientes, «alentada y ayudada por sus padres, se dedicó a tocar el piano «desde las 9 a las 13 horas y desde las 14 a las 18 horas».
39 decibelios
Esta práctica constante, en la que se superó los 30 decibelios máximos permitidos por el municipio en horario diurno, generó a la vecina ansiedad, alteraciones del sueño, angustia, episodios de pánico, irritación y hasta problemas en el embarazo de uno de sus hijos. Incluso dejó temporalmente la vivienda. En 2007, ante los problemas por el ruido, los padres de Laia decidieron dejar el piso de alquiler para trasladarse a una casa más aislada, donde su hija puede tocar sin problemas.
Esto no ha impedido, sin embargo, que la denuncia siga su cauce en los juzgados. El letrado de la pianista todavía no ha presentado su escrito de defensa, pero de entrada ha puesto en cuestión las circunstancias en que se realizaron las mediciones sonoras e incluso que los aparatos que se emplearon para ello estuvieran homologados. Además, ha puesto el grito en el cielo por la elevada petición fiscal. Considera que la causa se sustenta en «un error conceptual» por trasladar a la esfera penal un asunto que debería dirimirse a través del derecho administrativo o civil, que regulan las relaciones vecinales.
Ante el revuelo ocasionado, la Fiscalía de Cataluña justificó ayer la petición de cárcel por la «gravedad» de los hechos. En un comunicado, señala que es preciso «contextualizar» el caso porque «los ruidos emitidos «tuvieron una duración muy extensa». No obstante, abre la puerta a una rebaja de pena o a un posible indulto parcial. (FUENTE: EL CORREO).

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Castilla y León y País Vasco alcanzan un 10 en dependencia.

Ninguna comunidad había alcanzado antes un 10 en el examen de dependencia del observatorio que evalúa esta ley. Dos lo han logrado en esta ocasión, Castilla y León y País Vasco. Su ascenso hasta la nota más alta se debe a dos de los indicadores considerados, que se han puesto en marcha en ambas comunidades: sus ciudadanos pueden recibir información “en tiempo real” sobre el estado de sus expedientes; y se ha implantado un protocolo para el seguimiento de la buena marcha de los cuidados que se prestan a domicilio, sobre todo aquellos de los que se encargan los familiares.
El observatorio de la dependencia de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales remarca las tendencias que se están observando desde principios de año –el informe evalúa la evolución del primer al segundo semestre del año, de enero a diciembre de 2011-: “Preocupa que dos comunidades que eran de referencia, Castilla-La Mancha y Aragón han empezado su tendencia negativa a pesar de conservar aún su buena nota. Cataluña y Navarra, a la mitad de la tabla, están bajando; y entre las que ocupan la zona más baja Madrid ha subido un poco mientras que Asturias y Ceuta y Melilla bajan. Madrid y Asturias intercambian posiciones”, explica el presidente de la asociación, José Manuel Ramírez.
Los indicadores que usa el observatorio para esta evaluación constan de un primer bloque en el que se valora la gestión de la ley a partir del número de personas beneficiarias, solicitudes y dictámenes efectuados entre esos solicitantes. Por otro lado se tiene muy en cuenta la lista de espera de dependientes que aún no tienen su ayuda así como el equilibrio entre el número de ayudas económicas y los servicios que se prestan o la espera entre unos trámites y otros. Por último, se revisan las nuevas leyes autonómicas de servicios sociales que se han redactado y las buenas prácticas que se han ido implantando. (FUENTE: EL PAÍS).

martes, 20 de diciembre de 2011

La crisis eleva al 22% los jóvenes que ni estudian ni trabajan.

La crisis está dejando descolgados a muchísimos jóvenes. En España, 800.000 ciudadanos entre 18 y 24 años ni estudia ni trabaja. Representan uno de cada cinco, una de las cuotas más elevadas de la Unión Europea. En los tres últimos años han empeorado las cifras de la llamada generación ni-ni. En 2008 suponían el 13,9% de los europeos de 18 a 24 años y en 2010 eran ya el 16,5%, según alerta un reciente estudio del Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop). Y todo indica que los datos de 2011 van a ser todavía peores.
Hay grandes diferencias entre los distintos países de la UE. Y España, con un paro juvenil cercano ya al 50%, está entre los que tienen peores datos: son el 22,4% (en 2008 eran el 17%, y un año antes, el 13,8%). Con más de 800.000 jóvenes que ni estudian ni trabajan, unos 280.000 más que en 2007 (si se cruzan los porcentajes de la Encuesta Europea de Fuerza del Trabajo de Eurostat con los datos del padrón del INE), España ocupa el quinto puesto de la Unión en este preocupante ranking. Por delante están Letonia (22,5%), Irlanda (24,1%), Italia (24,2%) y Bulgaria (27,8%). Donde menos hay es en Holanda (5,9%) y Luxemburgo (6,9%). Este último está en el grupo de los únicos cuatro países que han logrado reducir sus cifras durante la crisis, junto a Alemania Malta, de forma levísima, Bélgica.
“Es difícil hacer generalizaciones para toda Europa, pero lo que parece estar ocurriendo es que los jóvenes están siendo víctimas del paro (esto ha sido peor en países como España), pues son los más fáciles de despedir; y de los recortes de las ayudas sociales. En Reino Unido se espera que bajen un 20% en los próximos tres años, además de lo que ya se han reducido”, señala Neil Lee, economista del instituto de investigación The Work Foundation, de la Universidad de Lancaster.
El catedrático Psicología Social de la Universidad de Valencia José María Peiró distingue dos grandes grupos de jóvenes bajo la etiqueta de ni-ni (ni estudian ni trabajan). Primero, los que lo son porque no les queda más remedio: han fracasado en los estudios y no encuentran trabajo. Segundo, los de tipo “sabático”, que se toman un tiempo antes de ponerse a trabajar, al final o en medio de los estudios. “Lógicamente, estos tienen salario de reserva, quizás por la familia”, añade.
Precisamente el apoyo familiar —más en los países del sur de Europa—, junto con las ayudas sociales y el trabajo sumergido —el Ministerio de Economía estimó a principios de 2011 que la economía sumergida en el 20% del PIB español—, amortiguan el impacto social de una cifra como ese 22,4% de ni-nis.
Aventurar cuántos jóvenes pertenecen a cada situación es realmente complicado, pues la encuesta europea simplemente señala a los jóvenes parados o inactivos que no han estudiado, ni siquiera un cursillo de inglés o de informática, en el último mes. Y en realidad las variantes son infinitas: el que encuentra trabajo pero lo rechaza por las malas condiciones del empleo o porque tiene que desplazarse; el que vuelve a estudiar, pero se frustra y lo deja (en Madrid, se titula solo el 10% de los matriculados en escuelas de adultos, según CC OO); el que decide agotar el paro antes de ponerse otra vez manos a la obra; el que se desanima tras mucho tiempo buscando empleo...
Sin embargo, parece claro que el primer grupo que señala Peiró, el de los que no trabajan porque no pueden, y ni se les pasa por la cabeza retomar los libros, crece en medio de la crisis. Sobre todo en un país como España, que ha mantenido durante toda la década un porcentaje de abandono escolar temprano cercano al 30%, aunque ahora haya bajado al 28%. Fue en 2008 cuando en España empezó a crecer mucho la cifra de ni-nis y se disparó en 2009, precisamente cuando todos esos jóvenes escasísimamente formados empezaron a engrosar masivamente las filas del paro.
 Es decir, que son precisamente los más vulnerables los que están engordando la estadística, asume el catedrático de Economía de la Pompeu Fabra José García-Montalvo. “Las tasas de paro que han crecido más rápidamente son las de los jóvenes con menos formación; a diferencia de otras crisis anteriores, mucho más rápido que las tasas de desempleo de los universitarios”, señala.
Así, no hay trabajo, y el reenganche en el sistema educativo se hace complicado, no solo porque a los jóvenes les pueda costar más o menos tomar la decisión, sino “la escasa relevancia de los programas de segunda oportunidad para mejorar la formación de los alumnos que abandonan”, señala el profesor de Economía de la Universidad de Vigo Alberto Vaquero.
Aparte de iniciativas puntuales, los recursos públicos para jóvenes que dejaron los estudios sin el título más básico, el de ESO, se concentran en las escuelas de adultos, que en muchos puntos del país se están saturando. El alumnado ha crecido un 13% entre 2008 y 2011, rondando el 50% de subida en Asturias, Baleares y La Rioja, y el 27% en Navarra, Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana. Y eso que esas cifras reflejan el crecimiento que esas escuelas están siendo capaces de asumir, no la demanda real.
“Las mayores carencias [del sistema educativo] se encuentran en la escasa oferta en la formación de adultos, especialmente relacionada con ciclos formativos de FP y el limitado uso, por parte de las Administraciones autonómicas, de la formación que facilite el acceso a estos ciclos”, señalaba CCOO en un reciente estudio sobre cómo están afectando los recortes presupuestarios a la educación. Además, la Formación Profesional tampoco da abasto: unos 40.000 alumnos, según la central, se quedan cada año sin la plaza en los estudios que habían solicitado; algunos estudian otra cosa, donde encuentran sitio; muchos otros, la mayoría, abandonan su intento de estudiar.
Pero no todo son recortes. Vaquero también asegura que España presenta problemas de “falta de adecuación de la formación recibida a lo que demandan las empresas” y “carencias formativas generalizadas”. “Es necesario apostar por un mayor dominio de otras lenguas y por un creciente uso de las tecnologías”, añade. (FUENTE: EL PAÍS).

lunes, 19 de diciembre de 2011

Un hombre hiere de gravedad a un ertzaina tras atrincherarse con una escopeta en San Sebastián.

¿Qué pasó por la cabeza de Enrique para que reaccionara con tanta violencia?, se preguntaban los vecinos del barrio donostiarra de Loiola. «Estamos extrañados, nunca le habíamos visto agresivo», comentaban. Era de madrugada cuando sonaron los primeros disparos. Luego le seguirían otros muchos, cerca de treinta afirman algunos testigos. La balacera se saldó con dos heridos, un agente de la Ertzaintza y la exmujer del agresor. La vida de ella no corre peligro, pero el estado del agente es grave como consecuencia de la cantidad de sangre que perdió. El autor de los tiros fue detenido después de que permaneciera cerca de tres horas atrincherado en su vivienda. «Al final, los policías le convencieron para que abriera la puerta. Lo hicieron muy bien, con mucho tacto», explicó una vecina.
Todo comenzó en torno a la dos y media de la madrugada en el cuarto piso de un edificio de la calle Plazaburu, en el barrio donostiarra de Loiola. En el domicilio se encontraba en aquel momento el autor de la agresión, Enrique B., de 48 años. El hombre llamó exaltado por teléfono a su exesposa, de la que lleva separado varios años, y le dijo que iba a «matar a todo el mundo». La mujer avisó a la Ertzaintza y les advirtió de que, además de estar muy alterado, tenía una escopeta de caza.
Varias patrullas recogieron a la mujer y se dirigieron al domicilio. El agresor recibió a los agentes arrojándoles diversos objetos desde el balcón de su casa, entre ellos una bicicleta y un tenderete para colgar la ropa. Los ertzainas lograron acordonar la zona y dieron instrucciones a los vecinos para que permanecieran dentro de sus domicilios y no se asomaran a las ventanas.
Más de 20 disparos
Los policías, entre ellos el jefe de una patrulla, pudieron llegar hasta el descansillo del cuarto piso, desde donde mantuvieron una primera conversación con el individuo. Intentaron que se tranquilizara y depusiera su actitud. Sin embargo, según fuentes de Interior, en aquel momento, el agresor entreabrió la puerta, asomó el cañón de la escopeta y efectuó un disparo a bocajarro que alcanzó a un agente en una pierna, justo por debajo del chaleco antibalas. Los perdigones le produjeron daños en una arteria, de la que comenzó a manar sangre a borbotones. Dada la gravedad de la lesión y ante el temor de que pudiera sufrir un shock, compañeros del herido tratataron de controlar la hemorragia y le bajaron en volandas desde el cuarto piso hasta la calle.
El herido, Ixai P.H., de 29 años, con domicilio en Vitoria, de la XXII promoción de la Ertzaintza y que se encontraba en prácticas, fue trasladado al hospital Donostia, donde se le apreciaron lesiones graves en la arteria femoral. Fue sometido a una intervención quirúrgica de cuatro horas de duración, en la que precisó una transfusión de cinco litros de sangre. Las próximas 24 a 48 horas serán decisivas para conocer su evolución, indicó Interior.
Tras el disparo, Enrique B. se atrincheró en su casa y desde el balcón realizó entre 20 y 25 disparos, alguno de ellos con bala, contra los vehículos patrullas y las personas que en aquel instante se encontraban en el calle. Uno de los tiros alcanzó a su expareja, quien también fue evacuada al hospital Donostia, aunque con lesiones de menor gravedad.
La crítica situación que se vivía en el lugar obligó a la Ertzaintza a movilizar a su Grupo de Intervención. Efectivos de esta unidad especial desplegaron incluso francotiradores por si el agresor volvía a salir al balcón a disparar. Un 'negociador' del grupo logró contactar con él y tras mantener diversas conversaciones telefónicas que se prolongaron durante cerca de una hora logró que se entregara. Sobre las 5.20 horas de la madrugada, Enrique abrió la puerta de su casa y pudo ser reducido.
El episodio generó una gran conmoción en el barrio. Los vecinos se encontraban impresionados por lo sucedido. Ayer no había otro tema de conversación. Tras el suceso, las escaleras del inmueble quedaron manchadas de sangre. Frente a la puerta de la casa en la que el detenido se hizo fuerte había un charco que invadía todo el descansillo.
Estuvo en prisión
El arrestado estuvo ingresado en prisión por otro delito cometido en 1995, según informó Interior, y se trata de una persona de carácter muy agresivo que anteriormente ya había amenazado con el arma de fuego. El consejero de Interior, Rodolfo Ares, manifestó que su departamento se personará ante los tribunales para ejercer la acusación contra Enrique B. y conseguir que sobre él «caiga todo el peso de la ley». Ares se desplazó al hospital Donostia, adonde acudió acompañado por el viceconsejero de Seguridad, Miguel Buen, y varios mandos de la Ertzaintza para interesarse por el estado de salud del herido. (FUENTE: EL CORREO).